Es la consulta que se hace antes de planear un embarazo para detectar factores de riesgo y si es posible modificarlos, para mejorar las condiciones del embarazo y disminuir la morbimortalidad materna.